Archivos mensuales: abril 2014

La etapa 0-3 y la importancia de la Detección Precoz.

Con la llegada de las matriculaciones  y la publicación en el boletín de la CAM de la convocatoria de becas para el nuevo curso, nacen en distintos foros y medios de comunicación, los debates sobre la edad 0-3 y las diferentes opciones que existen en nuestra sociedad para hacer compatible nuestras vidas laborales y personales.

Qué duda cabe de que a tod@s las familias de este país les gustaría poder disfrutar de los primeros meses de vida de sus hij@s. Pero vivimos en una sociedad donde el trabajo de ambos progenitores se hace indispensable para poder subsistir familiarmente. Sin embargo en muchas ocasiones a la hora de elegir la mejor opción para nuestros hij@s, se escapa a nuestro conocimiento que en ocasiones, compartir esos primeros años de vida con profesionales de esta edad, sea una de las opciones más adecuadas.

Los primeros años de vida de los niños son fundamentales en su desarrollo. Confluyen muchos aspectos en la formación de la persona y es precisamente en este tiempo cuando debemos estar más atentos a las alertas que podamos divisar. El ser humano a lo largo de su desarrollo tiene que ir superando etapas y alcanzando habilidades que no en todos los casos se van dando, y es precisamente en este punto en el que intervenimos los profesionales de la educación infantil, especialmente en la edad 0-3,

La sociedad actual sigue considerando las escuelas infantiles como “guarderías” y lejos de ser lugares donde “guardamos” a los niñ@s en el tiempo en el que debemos estar trabajando, debemos entender que son su segunda casa y además un lugar donde favorecen, estimulan y están supervisando el desarrollo de nuestr@s hij@s.

A lo largo de esta etapa, que algún ministro considera “no educativa” (erróneamente a ojos de quienes somos pedagogos y vivimos esta etapa diariamente), podemos encontrar innumerables situaciones en las que la intervención experta se hace indispensable, y sin embargo seguimos quitando importancia a esta etapa con el “ya se le pasará”. Precisamente quienes compartimos con vuestr@s hij@s los primeros años de su vida, somos quienes tenemos que dar la voz de alerta a los Equipos de Atención Temprana para solicitar la intervención si fuera necesaria, y por desagracia en nuestro sistema educativo no suele ser lo común.

En nuestra escuela velamos diariamente por la evolución de cada uno de nuestr@s alumn@s y, además de tratar de atender las necesidades de cada familia, intentamos proponer soluciones a aquellos pequeños problemas que con un trabajo eficaz pueden solventarse en cuestión de semanas. Y el trabajo que esto conlleva no todas las escuelas infantiles son capaces de llevarlas a cabo, para desgracia de nuestra sociedad.

En ocasiones el “ya se le pasará” termina por pasar, porque el propio desarrollo madurativo de l@s niñ@s lleva a superar esa etapa. Pero en otras ocasiones, y en los últimos años hemos notado un incremento de los casos, es necesaria la intervención de un equipo para ayudar a niñ@ y familia a superarlo.

Las escuelas infantiles deberían ir de la mano con la detección precoz de los posibles trastornos evolutivos, y las familias deberían tener más conocimiento acerca de lo que las escuelas infantiles pueden ofrecerles.

Aquí, con garantía, un equipo implicado y coordinado con el EAT (Equipo de Atención Temprana) de zona de la Comunidad de Madrid. Y, a pesar de lo que muchos puedan pensar, os podemos garantizar que la opción de llevar a vuestr@s hij@s a una escuela infantil, no es tan mala idea en los tiempos que corren, siempre y cuando tengáis garantía de que se está velando por su desarrollo.